Fundación Cultural de Danzas Folclóricas Chugüay “Fundanchu”

Su director Heins Eric Romero Reyes es investigador, creador, coreocompositor, gestor e instructor de danza folclórica (Empírico).

Cuenta con una trayectoria de más de 18 años en el ámbito de la enseñanza de la danza folclórica y más de 22 años en el ámbito cultural especialmente las artes escénicas. En el teatro actor, guionista y director, como bailador herencia de mi abuela materna y mi madre desde los 6 años.

Participante activo de muchos cursos de danza dictados por el Patronato Colombiano de Artes.

Diplomado Comunicación Social, Universidad Pontificia Bolivariana Agosto – Diciembre 2003, Diplomado Comunicación Social, Instituto Teológico Para La Pastoral de América Latina.

Diplomado Pastoral y Animación Misionera, Universidad Pontificia Javeriana Abril – Julio 2003, Diplomado Formador a Formadores en pedagogía de la Danza, Universidad Pedagógica de Colombia, septiembre del 2012.

Aprende con Nosotros a Bailar "El Torbellino"

El Torbellino: Ritmo Indígena por Excelencia.

Es el aire mestizo con más marcado ancestro indígena, en este se destacan simultáneamente valores melódicos y rítmicos de carácter primitivo, en los cantos de viajes de algunas tribus contiene células rítmicas que dieron origen al torbellino, claro ejemplo de este es el citado por maestro Guillermo Abadía en su magnífica obra compendio general del folclor, en el que afirma “los cantos de los viajes de los yugos motilones de la serranía del perijá dieron origen al compás del torbellino”.

En cuanto a su paso de rutina básico en compás de ¾, no es otra cosa que el trotecito de indio que indígenas y mestizos de Santanderes, Boyacá y Cundinamarca usa para sus peregrinaciones, viajes y correrías; quienes no usaban la forma de paso normal, sino un trotecito rítmico mediante el cual no sentían fatiga, así fueran muy largos sus recorridos, con esta marcha o manera de andar en sus travesías por cordilleras y montañas, además iban tarareando musiquillas rudimentarias, coplas, o tarareando tonadas del mismo compas en flautas traversas o frontales de cuatro dígitos y en un capador o rodador, y en las posadas durante sus descansos le sumaban a estos tiples y requintos pulsando el aire del torbellino, desde luego para acompañas el baile del torbellino redondo y el tres o también llamado “el baile de los escribanos”.

Su nombre es de combinación castellana del latín turbo que en la etimología indica tromba o torbellino.

Nuestra Participación en el
VXIII Encuentro Nacional e Internacional de la Cultura y el Folclor

Deja un comentario